La soberbia del conocimiento.

Muchas veces nos encanta la cantidad, pensamos que hablando más, usando palabras complejas y creando una cantidad de activos digitales vamos por buen camino. Esto muchas veces es falso, hay que volver a lo simple.